Su hígado es uno de los órganos más grandes de su cuerpo. Se encuentra debajo de la caja torácica en el lado derecho de su abdomen y es esencial para su funcionamiento normal. Siempre está funcionando, como tu corazón y tu cerebro. Aunque es esencial para su bienestar, no suele ser un escándalo. De hecho, la mayoría de la gente no sabe qué hace su hígado o cómo funciona; así de eficiente y autosuficiente tiende a ser. Desafortunadamente, muchos estadounidenses, sin saberlo, dañan su hígado con un exceso de alcohol y una dieta y estilo de vida deficientes, lo que puede provocar una variedad de afecciones médicas, que incluyen cáncer de hígado, enfermedad del hígado graso y cirrosis (cicatrización del hígado). En consecuencia, es importante saber si su dieta está ayudando u obstaculizando este importante órgano. 

Entonces, ¿la dieta cetogénica es segura para el hígado? ¿Afecta al hígado para bien o para mal? ¿Comer una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos causará enfermedad del hígado graso? La respuesta es una buena noticia: una dieta cetogénica puede mantener saludable a este órgano que trabaja arduamente e incluso posiblemente prevenir o revertir ciertas afecciones hepáticas. 

¿Qué hace su hígado?

Su hígado ayuda a:

    • Desintoxica tu sangre. Su hígado procesa y altera las toxinas y el exceso de hormonas, luego las envía de regreso a la sangre, los intestinos o la orina para su eliminación.
    • Regular el azúcar en sangre. Puede almacenar 100 gramos de glucosa (aproximadamente 375 calorías) en su hígado como glucógeno. Si sus niveles de azúcar en sangre aumentan, su hígado guarda ese glucógeno para más adelante. ¿Niveles de azúcar en sangre demasiado bajos? Su hígado descompone el glucógeno para liberar más azúcar en su sangre.
    • Digerir los alimentos para obtener energía. Su hígado metaboliza los aminoácidos y produce bilis para la descomposición y absorción de grasas en su dieta. Incluso está involucrado en la lipólisis o el proceso de usar la grasa almacenada para obtener energía.
    • Almacene minerales y vitaminas. Su hígado almacena vitaminas A, D, E, K y B12, y los minerales hierro y cobre. Los libera en su sangre cuando se está quedando sin ellos y los necesita.

¿Cómo puede saber si su hígado no es saludable?

Con el hígado, ninguna noticia es una buena noticia; es cuando las cosas salen mal que su hígado puede llamar la atención sobre sí mismo. Los signos de una función hepática deficiente pueden ser difíciles de identificar, pero incluyen:

    • Ictericia (cuando la piel y los ojos aparecen amarillentos)
    • Hinchazón y dolor abdominal
    • Hinchazón de piernas y tobillos.
    • Orina oscura
    • Color pálido de las heces; heces con sangre o de color alquitrán
    • Fatiga
    • Pérdida de apetito y náuseas
    • Picazón en la piel
    • Moretones con facilidad 

Si nota estos síntomas, consulte a su médico de atención primaria lo antes posible. Las pruebas médicas para las enzimas hepáticas elevadas y otros biomarcadores pueden medir la salud de su hígado.

Condiciones no saludables del hígado

Las afecciones hepáticas incluyen cáncer de hígado, hepatitis A, B y C y enfermedad del hígado graso. No todos están influenciados por la dieta y el estilo de vida. Pero todos pueden conducir a la cirrosis del hígado, que es cuando el hígado queda tan marcado por el daño que la función básica del hígado se ve afectada. La afección hepática más urgente en estos días es la enfermedad del hígado graso.

¿Qué causa la enfermedad del hígado graso? 

La enfermedad del hígado graso es lo que parece: cuando la grasa almacenada en su hígado se convierte en más del cinco al 10 por ciento del peso de su hígado, tiene uno de dos tipos de enfermedad del hígado graso:

    • Enfermedad del hígado graso alcohólico ocurre por años de abuso crónico de alcohol.
    • Enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) ocurre cuando su hígado acumula un exceso de grasa que no está relacionado con el abuso de alcohol. NAFLD afecta del 30 al 40 por ciento de los estadounidenses adultos. Una condición de NAFLD podría empeorar y volverse no alcohólica esteatohepatitis (EHNA). NASH causa inflamación del hígado, cicatrices y aumenta los riesgos de cirrosis y cáncer de hígado.

¿Qué causa la enfermedad del hígado graso no alcohólico? Los científicos saben que el síndrome metabólico y la resistencia a la insulina son hallazgos casi universales en NAFLD. El síndrome metabólico es un grupo de afecciones relacionadas con la obesidad, las enfermedades cardíacas y la diabetes tipo 2. Las personas con NAFLD también suelen tener resistencia a la insulina. Cuando es resistente a la insulina, su cuerpo almacena grasa en el hígado cuando los niveles de azúcar aumentan demasiado.. Esto es más peligroso que almacenar el exceso de grasa en otro lugar, como las caderas o los muslos, por ejemplo.

Los investigadores creen que las causas más importantes de la enfermedad del hígado graso no alcohólico son:

    • Genética
    • Falta de ejercicio
    • Tus bacterias intestinales
    • Comer en exceso azúcar, especialmente jarabe de maíz con alto contenido de fructosa

Si bien no puede hacer nada sobre su genética, puede hacer algo sobre su dieta y estilo de vida. NAFLD no solo se puede prevenir, sino que también es reversible, y una de las mejores soluciones para ayudar a revertir la afección puede ser una dieta cetogénica.

¿Es la dieta cetogénica segura para el hígado?

Una dieta cetogénica cambia su cuerpo de funcionar con glucosa para obtener energía a funcionar con grasas. Entrar en cetosis lleva una dieta diaria estricta que incluye altos niveles de grasas saludables y un límite de ingesta de carbohidratos de no más de 20 gramos de carbohidratos al día. Cuando estás en estado de cetosis, tu hígado produce cuerpos cetónicos como combustible a partir de la grasa almacenada y de la grasa en tu dieta.

Pero, ¿comer más grasa hace que la grasa se acumule en el hígado? La ciencia dice que no. La mayor parte de la grasa en la enfermedad del hígado graso se debe a de novo lipogenesis (DNL), que es cuando su cuerpo crea exceso de grasa por tener demasiados carbohidratos en su sistema. En otras palabras, cuanto menos carbohidratos coma, menos probabilidades tendrá de contraer la enfermedad del hígado graso a causa de su dieta. 

Las dietas altas en carbohidratos promueven el aumento de peso, disminuyen la sensibilidad a la insulina y conducen al síndrome metabólico y EHGNA. Una dieta baja en carbohidratos tiene el efecto contrario. Si bien la investigación aún está surgiendo, los estudios muestran algunas desventajas para el hígado de una dieta cetogénica y muchos aspectos positivos:

    • Los participantes con NAFLD que siguieron una dieta cetogénica durante seis meses perdieron un promedio de 28 libras. También mejoraron los marcadores relacionados con la enfermedad del hígado graso.
    • Los participantes saludables que siguieron una dieta baja en carbohidratos durante 10 días vieron disminuciones significativas en la grasa y el peso del hígado, algunas en solo tres días.
    • Cuando los participantes obesos con NAFLD siguieron una dieta cetogénica durante dos semanas, perdieron más del cuatro por ciento de su peso corporal y redujeron los triglicéridos del hígado en un 42 por ciento.

Cómo ayudar a su hígado con ceto

Si desea probar la dieta cetogénica, siga estos sencillos cambios en la dieta y el estilo de vida para mantener su hígado funcionando como un campeón:

1. Coma con sus macros

Comiendo para permanecer en cetosis asegura que obtenga suficiente grasa y no coma demasiados carbohidratos; una dieta alta en grasas que también es rica en carbohidratos ejerce presión sobre el hígado. Una vez que sepas y come a tus macros óptimas (macronutrientes), puede encontrar su punto óptimo para el consumo de grasas medir sus cetonas con frecuencia para ver cómo reaccionan sus niveles de azúcar en sangre y cetonas y ajuste su dieta para mantenerse en cetosis mientras minimiza su consumo de grasas. Apunte a cetonas entre 1.0 mmol / L y 3.0 mmol / L.

Considere complementar su dieta con triglicéridos de cadena media (MCT) y aceite MCT extraído del aceite de coco. Ya que Aceite MCT se absorbe rápidamente, es fácilmente digerido y utilizado por el cerebro y el cuerpo como combustible. Su hígado puede relajarse por un minuto.

2. Haga más ejercicio

Saltarse los entrenamientos puede provocar NAFLD; el ejercicio puede prevenirlo y revertirlo. Su sesión diaria de sudoración ataca la grasa del hígado para prevenir o eliminar una acumulación. Una mera reducción del 15 por ciento en el IMC (índice de masa corporal) del ejercicio ayudó a los diabéticos tipo 2 con NAFLD a mejorar su condición hepática y resistencia a la insulina.

3. Consuma alimentos cetogénicos que favorezcan el hígado

El nutriente esencial colina ayuda a eliminar la grasa de su hígado para que pueda usarla como energía o almacenarla en un lugar menos peligroso. Los productos de origen animal, como los huevos, la carne y el queso, son especialmente ricos en colina.

Complete su dieta con otros alimentos bajos en carbohidratos que pueden reducir la grasa hepática, la inflamación y su riesgo de NAFLD. Busque alimentos ricos en omega-3 (como pescado graso y nueces), té verde y café.

4. Pruebe suplementos para ayudar a su hígado

Los suplementos que ayudan específicamente con la digestión de las grasas también pueden ayudar a su hígado, como:

  • Enzimas digestivas: Puedes encontrar enzimas digestivas cetoespecíficas, que contienen pancreatina, una enzima que ayuda a descomponer las grasas y absorber mejor las vitaminas A, D, E y K solubles en grasa. Consulte con su proveedor de atención primaria para averiguar cuál es el tipo adecuado para usted.
  • Sales biliares: Las sales biliares ayudan a su cuerpo a absorber mejor las vitaminas solubles en grasa. También diluyen la bilis producida por el hígado para que funcione de manera más eficiente. Las sales biliares con enzimas lipasa y amilasa ayudan a descomponer y emulsionar la grasa para facilitar la digestión.
  • Proteína de suero: Un estudio mostró que las mujeres obesas disminuyeron la grasa de su hígado después de complementar con proteína de suero diariamente durante cuatro semanas.

La palabra final

Una dieta cetogénica no causa la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Es posible que pueda prevenir la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) con una dieta cetogénica, y las personas con NAFLD pueden ver mejoras significativas. Hable con su médico antes de hacer el cambio. Independientemente, una dieta baja en carbohidratos y alta en ejercicio al menos tres veces por semana puede ayudar a mantener su hígado sano.

Referencias

cta-booklet

¿No está en nuestra lista de distribución de correo?
¡Regístrese y obtenga 4 de nuestras recetas de ensaladas favoritas!

En Keto-Mojo, creemos en compartir: compartir noticias importantes de la comunidad keto, ciencia y estudios, excelentes recetas keto, productos que amamos y perfiles de personas que nos inspiran.

Únase a nuestra comunidad ahora y obtenga 4 recetas frescas y fabulosas de ensaladas cetogénicas.

Show Buttons
Hide Buttons
X